Recursos

Ejercicios Espirituales en Linea Mayo, 8ª y 9ª Meditacion 5º DiaVOLVER A LA LISTA

05/30/2020

8.- EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO. 1ª ETAPA. MAYO 2020

LA PARÁBOLA DEL “BUEN SAMARITANO” (Lucas 10). 

1.- INTRODUCCIÓN: Seguimos avanzando en el conocimiento de Jesús. Hemos visto un Evangelio de la Infancia (La Encarnación). Luego un milagro de la Vida Pública (La pesca milagrosa). Hoy vamos a fijarnos en una parábola, que forma parte de su predicación. Es una forma de seguir conociendo más el misterio de Jesús, esta vez a través de su palabra.

2.- OBJETIVO: Pedir conocimiento interno del Señor, que por mí sale a predicar, para que más le ame y le siga. Pedir poder penetrar la riqueza de esta predicación de Jesús, que me orienta en la vida.

 

3.- LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO (Lucas 10, 25): lee y subraya lo que te toca el corazón

25 Y entonces, un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?».

26 Jesús le preguntó a su vez: « ¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?».

27 Él le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo». 

28 «Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida».

29 Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: « ¿Y quién es mi prójimo?». 

30 Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.

31 Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.

32 También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.

33 Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.

34 Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.   

35 Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: "Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver"

36 ¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?».

37 «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera».

 

 

 

9.- EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO. 1ª ETAPA.-MAYO 2020

DECLARACIÓN DE FE DE PEDRO Y PRIMER ANUNCIO DE LA PASIÓN. Mateo 16, 13-26


1.- UBICACIÓN: Hemos meditado tres escenas de la vida de Jesús. La Encarnación (Vida Oculta). La pesca milagrosa (Vida Pública). Y una parábola, el Buen Samaritano (Vida Pública). Ahora pasamos a ver una escena de Jesús con sus discípulos, que tiene mucho significado y muchas enseñanzas.

2.- OBJETIVO: El objetivo sigue siendo conocer interiormente a Jesús, ahora en su diálogo con los discípulos, para amarlo más y seguirlo mejor. Esto vamos a pedir durante la oración.

3.- EL TEXTO, MATEO 16, 13: LEE Y SUBRAYA PALABRAS O FRASES QUE TE TOCAN.

A modo de encuesta:

13 Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: « ¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que soy yo?».

14 Ellos le respondieron: «Unos dicen que Juan el Bautista; otros Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas».

15 «Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?».

16 Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».

17 Y Jesús le dijo: «Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.

Intercambio de títulos:

18 Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.

19 Yo te daré  las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».

20 Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.    


 

© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana