Mis queridos amigos/as:  

Hace unos días recibimos la aprobación final de todas las obras emprendidas. 

Ha demorado mucho, pero la paciencia y la perseverancia han prevalecido. 

Dios aprieta, pero no ahoga. Comenzamos a usar las nuevas instalaciones inmediatamente. 

Demos gracias a Dios y a la Virgen Santísima por haber terminado este proyecto que nos abre a gozar de nuevas facilidades para nuestro apostolado. 

Buscaremos días para que visiten la obra. 

Nos faltan detalles por instalar nosotros: las camas y muebles de los cuartos, cuadros, la colección de vitrales para el salón de conferencias y proyecciones junto con unas mesitas, llevar los muebles que van delante de los baños en el salón y otros pequeños detallitos que ya los habíamos pensado. 

En acción de gracias por tanto beneficio recibido, 

Marcelino Garcia, S.J

    

 

             

 

© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana