9.- EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO. 1ª ETAPA.-MAYO 2020

DECLARACIÓN DE FE DE PEDRO Y EL PRIMER ANUNCIO DE LA PASIÓN. Mateo 16, 13-26

1.- UBICACIÓN: Hemos meditado tres escenas de la vida de Jesús. La Encarnación (Vida Oculta). La pesca milagrosa (Vida Pública). Y una parábola, el Buen Samaritano (Vida Pública). Ahora pasamos a ver una escena de Jesús con sus discípulos, que tiene mucho significado y muchas enseñanzas.

2.- OBJETIVO: El objetivo sigue siendo conocer interiormente a Jesús, ahora en su diálogo con los discípulos, para amarlo más y seguirlo mejor. Esto vamos a pedir durante la oración.

3.- EL TEXTO, MATEO 16, 13: LEE Y SUBRAYA PALABRAS O FRASES QUE TE TOCAN.

A modo de encuesta:

13 Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: « ¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que soy yo?».

14 Ellos le respondieron: «Unos dicen que Juan el Bautista; otros Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas».

15 «Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?».

16 Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».

17 Y Jesús le dijo: «Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.     
                                                                                                         
Intercambio de títulos:

18 Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.

19 Yo te daré  las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».

20 Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.    
                                                                                                                
Un anuncio nuevo:

21 Desde aquel día, Jesús comenzó a anunciar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, y sufrir mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.     
                                                                        
De ser Piedra que sostiene, a ser Satanás que divide.

22 Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: «Dios no lo permita, Señor, eso no sucederá».

23 Pero él, dándose vuelta, dijo a Pedro: « ¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Tú eres para mí un obstáculo, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres». 
                                                                                                        
Seguir a Jesús.

 
24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.

25 Porque él que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.

26 ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida? 

4.- PARA REFLEXIONAR:   

- Jesús desea saber qué dice la gente sobre él. Por eso interroga a sus discípulos que han salido a misionar entre la gente. Las respuestas se quedan cortas, se refieren a personajes del pasado. Son decepcionantes. La gente no ha conocido a Jesús, no lo ha identificado.

-Jesús cuestiona ahora a sus discípulos, los que han compartido tiempo con él. ¿Y ustedes? Pedro responde por el grupo: “Mesías, Hijo de Dios”. Respuesta exacta y completa. Los discípulos sí lo han conocido e identificado. Es una respuesta satisfactoria. Jesús se alegra.

- Jesús felicita a Pedro y le bendice con una nueva bienaventuranza. Solo aquel a quien el Padre le da esta luz puede hacer esa declaración de fe. La fe es un regalo de Dios. Además, Jesús corresponde dándole a Pedro un nuevo nombre, un nuevo título, una misión: la Piedra, la Roca que sostiene al nuevo pueblo. Le da las llaves, el poder de ese nuevo pueblo.

- “Desde aquel día” es la palabra que marca el comienzo de un nuevo anuncio nunca antes escuchado. Sufrir; morir; padecer; resucitar: Jesús comienza a anunciar su pasión, muerte y resurrección. Un mensaje que los discípulos no entienden, y si lo entienden, no lo aceptan.

-Pedro separa a Jesús del grupo, lo reprende. Pedro no puede aceptar esas palabras. Pensaban que Jesús iba a Jerusalén a tomar el poder, a reinar. Esperaban un Mesías glorioso. Pedro intenta apartar a Jesús de su misión, encargada por el Padre. Quien se opone a Dios, es como Satanás. Es el nuevo título que Jesús da a Pedro. Ahora más que roca que sostiene, es piedra en el camino, obstáculo donde Jesús tropieza.

- Jesús revela aquí que hay dos sabidurías. La de Dios, que pasa por la cruz, y la sabiduría humana, que ve en la cruz un fracaso, un escándalo. Seguir a Jesús es negación de sí mismo, es cargar la cruz, y entonces sí, seguirlo. Nuestro camino es el mismo de Jesús.

5.- PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

1.- ¿Quién es Jesús para ti? ¿Entiendes a Jesús como alguien del pasado, o descubres que Él sigue siendo la novedad de Dios, el camino único de salvación, la verdad sobre nosotros, la vida misma?

2.- Si eres creyente y entiendes a Jesús como el Mesías, y como Hijo de Dios, ¿crees que tu fe se debe a que eres inteligente e ilustrado, muy lúcido y habilidoso, o que la fe es un regalo del Padre?

3.- ¿Cómo entiendes la Pasión y Muerte de Jesús? ¿Un accidente, un error de la historia, un fracaso de Jesús, un descuido del Padre, un proyecto misterioso de Dios, un acto de amor de Dios y de Jesús por la humanidad perdida? 

4.- ¿Existe la cruz y el dolor en tu vida? Identifica momentos de cruz en tu propia vida. ¿Cómo los entiendes, cómo los interpretas? ¿Un castigo de Dios; un accidente de la historia y de la vida; una participación en la cruz redentora de Jesús; un fracaso pasajero…?

5.- ¿A qué parte de uno mismo nos pide Jesús renunciar?
                                                                        
6.- ¿Crees que existe un camino espiritual en esos tres pasos:  1) Negarse a sí mismo 2) Cargar con su cruz  3) Seguir a Jesús? Reflexiona sobre esto en tu propia vida.

6.- COLOQUIO CARA A CARA CON JESÚS.

- Entra en la escena, camina con Jesús por Cesarea. Escucha el diálogo, participa. Quédate a solas con Jesús. Dale tu propio testimonio. ¿Quién es Jesús para ti?

- Deja fluir tu mente y tu corazón para responder a esa pregunta: ¿quién es Jesús para ti? No respondas con la memoria de frases aprendidas, sino con el corazón, lo que realmente ha sido para ti

- ¿Qué estás dispuesto a hacer por Jesús? ¿Qué he hecho por Cristo, qué hago, qué quiero hacer por Cristo?

- Si Jesús quisiera ponerte un nuevo nombre, que exprese la misión que Él tiene para ti, ¿qué nombre te pondría? ¿Qué nombre recogería lo que sueñas hacer por Él?

                         




© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana