EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO DE LOYOLA. 1 ETAPA, MAYO 2020;

PRINCIPIO Y FUNDAMENTO 1  “Por Él se hizo todo…y tiene vida en El” (Juan 1, 3-4) 

1.- INTRODUCCIÓN: - Principio hace alusión a algo que comienza, que tiene que ver con el origen, mi origen, el origen del mundo. En ocasiones “principio tiene que ver con “valores”. Fundamento tiene que ver con la zapata, el cimiento, la base del edificio de mi vida y de todo. Tiene que ver con el proyecto de Dios y con mi proyecto personal. Responde a las preguntas sobre el POR QUÉ y el PARA QUÉ de mi vida.

- Es posible encontrar muchas respuestas como:  “- para pasarla bien, para divertirme, para entretenerme, para gozar de la vida, para acumular cosas, para ser rico, para ser poderoso”.

-San Ignacio, después de su conversión, nos da una respuesta diferente, en la que Dios ocupa un lugar importante.

2.- META Y OBJETIVO: Que reconozca y sienta que soy creado y continúo siendo creado por Dios. Que este saber y sentir me produzca una gran alegría. No soy fruto del azar, soy fruto del Amor. Pedir esta gracia                 

3.- PRINCIPIO Y FUNDAMENTO, TEXTO ORIGINAL DE SAN IGNACIO

(1)“El hombre es creado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y mediante esto salvar su alma;

(2) y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre y para que le ayuden a conseguir el fin para el que es creado.

(3) De donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas cuanto le ayuden para su fin, y tanto debe privarse de ellas cuanto para ello le impiden.

(4) Por lo cual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas creadas, en todo lo que cae bajo la libre determinación de nuestra libertad y no le está prohibido,

(5) en tal manera que no queramos, de nuestra parte, mas salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y así en todo lo demás,

(6) solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido creados”.

4.- PRINCIPIO Y FUNDAMENTO. TEXTO ACTUALIZADO POR VARIOS AUTORES JESUITAS.

1.- Hemos sido creados para AMAR Y SERVIR, a Dios y al prójimo, y mediante esto alcanzar nuestra realización en esta vida y nuestra salvación eterna.

2.- Todo lo demás que hay sobre la tierra es para nosotros, para que nos ayude a amar y servir. Todo es fraterno.                 
3.- Hay que ELEGIR.  El servicio se hace eligiendo, tomando lo que nos ayuda al fin, y dejando lo que nos estorba. Se trata de una Espiritualidad de discernimiento y elección.               

4.- Por tanto, hay que hacerse LIBRES, no estando atado a nada, para poder elegir sin limitaciones. (Los Ejercicios son un camino de Libertad, con una espiritualidad de Elección).

5.- No inclinándose más a salud que enfermedad, riqueza que pobreza, vida larga o vida corta, honor o deshonor. Y así por todo lo demás.

6.- Solamente deseando y eligiendo lo que más conduce al fin para el que somos creados, amar y servir

5.- PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR:

1.- Hemos sido creados para AMAR Y SERVIR. Y en eso está nuestra salvación, nuestra realización. ¿Se acerca mi vida a esta motivación general de amar y servir? ¿O siento que mi orientación general está lejos de esto? 

2.- Todo lo que hay sobre la tierra es para nosotros, para que nos ayude a amar y servir. Todo es fraterno. ¿Percibo las cosas que me rodean, objetos, situaciones, como creadas por Dios para mí, para nosotros, como oportunidades? ¿Siento que algún objeto, situación, me amarra, me esclaviza? 

3.- Hay que ELEGIR.  Ese servicio se hace eligiendo. Espiritualidad de discernimiento. ¿He hecho alguna elección importante en mi vida? ¿Cuál ha sido? ¿Esa elección, está animada por el deseo de amar y servir, o por otra motivación, como el éxito, la riqueza, el poder, el placer, el pasarla bien? ¿Nunca he elegido nada? ¿Otros han elegido por mí, en mi lugar? 

4.- Por tanto, hay que hacerse LIBRES, no estar atado a nada, para poder elegir. ¿Soy realmente libre?  ¿O me siento atado, amarrado a personas, objetos, situaciones? ¿Qué es lo que me ata en mi vida?  ¿Seré capaz de liberarme? 

5.-- No inclinándose más a salud que enfermedad, riqueza que pobreza, vida larga o vida corta, honor o deshonor. ¿A qué se inclina más mi vida en estas cuatro disyuntivas, o en otras?  ¿Puedo decir que soy libre en una de ellas, o en dos, o en tres, o en las cuatro? 

6.- Solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce al fin para el que somos creados. ¿Cuáles son mis deseos más insistentes? ¿Desde cuándo existen en mí? ¿Adónde me llevan? Si elijo este o aquel deseo, ¿adónde me lleva? ¿He elegido aquello que conduce más a mi fin, amar y servir a Dios y al prójimo, o ha habido otras motivaciones? 

6.- ESCRIBIR MI PROPIO PRINCIPIO Y FUNDAMENTO, O SEA, MI PROYECTO GENERAL DE VIDA.

- Ayuda para esto tratar de descubrir cuáles son los valores más importantes que he ido adquiriendo en mi vida. Valores expresados en una sola palabra, como AMISTAD, SERVICIO, SOLIDARIDAD, etc. Una vez que hayas detectado varios de esos valores, escribe un párrafo que exprese tu proyecto de vida. Puedes imitar el estilo de San Ignacio, o hacerlo a tu gusto, con libertad.

- Otra manera de hacerlo es imaginar que vas a escribir el epitafio que quieres que coloquen en tu tumba: “Este hombre vivió para… sus sueños fueron… entregó su vida a… trabajó para conseguir… le recordamos por…” De alguna manera el epitafio que yo escribo para mí, expresa el ideal de mi vida, mi proyecto, mi principio y fundamento.

7- PARA ORAR: agradecer a Dios el haberme creado por Amor, y el sostenerme en la existencia, aun cuando he estado lejos de Él y he pecado. Sentir la alegría de existir y estar vivo, como regalo de Dios.

© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana