11.- EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO. CEI CASA MANRESA. MAYO 2020 

     RESURRECCIÓN DE JESUS. JUAN 20, 19: APARICIÓN A LOS DISCIPULOS  

1.- Ubicación: esta meditación no es un apéndice agregado, sino que forma parte integrante del retiro. La experiencia cristiana no termina en la muerte, sino en la resurrección y la vida. Desde la experiencia de la Resurrección, Cristo adquiere plena conciencia de sí mismo y de su misión universal. Esta experiencia nos permite a nosotros confirmar nuestras reformas y compromisos.


2.-Finalidad: alegrarme y gozarme intensamente de tanta gloria y gozo de Cristo. Identificación con Cristo, vencedor de la muerte y del pecado, lleno de gozo. Llenarme de esperanza e ilusión por el futuro. Pedir intensamente esta gracia.

3.- APARICIÓN A LOS DISCÍPULOS REUNIDOS, JUAN 20, 19-29. EL TEXTO

- 19 Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!». 

- 20 Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor. 

- 21 Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes» 

- 22 Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió «Reciban al Espíritu Santo. 

- 23 Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan». 

- 24 Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. 

- 25 Los otros discípulos le dijeron: «¡Hemos visto al Señor!». El les respondió: «Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré». 

- 26 Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!». 

- 27 Luego dijo a Tomás: «Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe». 

- 28 Tomas respondió: «¡Señor mío y Dios mío!. 29 Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!». 

4.- MEDITACIÓN

- La paz. Es el primer regalo de Jesús, en especial para los que están llenos de miedo  y confusión. Les muestra las      manos y el costado, o sea, las heridas. El que se presenta es el mismo crucificado, ahora resucitado. Las llagas son su carnet de identidad. No es un fantasma. Ellos se acercan, miran, oyen, tocan. Poco a poco se van abriendo al milagro de la fe. Y la paz les llega, les alegra. Acércate tú también. Mira, toca.

- Nuevo saludo de paz, porque viene algo nuevo. El gesto: soplido, como para apagar una vela. Aliento, como para    humedecer un vidrio y limpiarlo. Soplo-Aliento-Espíritu: la palabra RUAH en la lengua original las incluye a las tres.      “Reciban el Espíritu Santo”. Jesús se va, deja de ser visible. Ahora queda su Espíritu, que no es visible, no está          encarnado como Jesús. Pero nos anima, porque es su aliento, que nos alienta.

-  El primer regalo al poseer el Espíritu: capacidad de perdonar los pecados, un poder que es propio de Dios, ahora     lo tienen los discípulos, lo tiene la Iglesia. Es el comienzo del sacramento de la confesión. Obra de Jesús en los           sacerdotes.

- La experiencia de Tomás: Pone condiciones para creer. Jesús lo complace, cumple su deseo. El cree porque pudo    comprobar, pudo ver, tocar. Luego JESÚS hace una declaración: Los que no hemos visto ni hemos tocado y                creemos, somos llamados Bienaventurados por Jesús. Es una gracia extraordinaria. Una nueva Bienaventuranza.

5.- ORACIÓN

     - Conversa con Jesús cara a cara sobre estos temas:

     - Jesús como portador de paz y consuelo. Necesitamos paz  y alegría, consuelo.

     - Jesús nos regala su Espíritu Santo. Este Espíritu habita en nosotros y anima. Bautismo

     - Jesús regala a la Iglesia el don del perdón de los pecados. Una facultad que es de Dios

     - Jesús alaba a los que creen por pura fe, sin haber visto. Tu fe puede sorprende a Jesús

6.- CONTEMPLACIÓN: 

Es una escena fácil de contemplar: el Cenáculo cerrado. La entrada de Jesús sin abrir puertas. El miedo y                    sorpresa de los discípulos. ¿Un fantasma? Jesús se identifica por sus llagas.

        Van abriendo los ojos, van creyendo. Nuevo don de la paz. El gesto de Jesús. Su efecto. La incredulidad de                Tomás. La condescendencia de Jesús con Tomás, una nueva aparición. La bienaventuranza que declara Jesús.          Entra en la escena. Vívela. Recibe el soplo de Jesús.

7.- IMPORTANCIA DE VIVIR LA EXPERIENCIA DE LA RESURRECCIÓN HOY.

- Estos pasajes son de mucho sentido para la humanidad de hoy, víctima del desencanto y la desilusión. La modernidad filosófica, marcada con el desarrollo de la ciencia y la tecnología, prometió muchas cosas para el siglo XXI: un mundo sin hambre, sin guerras, sin enfermedades, sin contaminación, sin el abismo entre ricos y pobres, sin terrorismo… 

- Pero llegó el siglo XXI  y todas las promesas fallaron. Hay más hambre, más guerra, resurgen enfermedades antiguas y vienen otras nuevas, todo está contaminado, el abismo ricos-pobres ha crecido más, el terrorismo afecta a todas las naciones. De aquí nace un nuevo sentir, llamado post-modernidad, caracterizado por el desencanto, la tristeza, la falta de esperanza, la caída de todas las utopías y sueños del ser humano. 

- Necesitamos hacer la experiencia del encuentro con Jesús resucitado para re-encantarnos con este proyecto, el plan de salvación de Jesús, de la Iglesia. Pedir este encuentro con el Resucitado y vivirlo. Deja que Jesús te vuelva a encantar con la vida, con el proyecto de amor y salvación que Él trae. Alégrate y transmite tu alegría a otros. He ahí una misión


  

 

 


© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana