10.- EJERCICIOS ESPIRITUALES DE SAN IGNACIO. PASIÓN. ORACION DEL HUERTO. MAYO 2020    

  Marcos 14, 32. “Si es posible, aparta de mi este cáliz de amargura”.

1.- INTRODUCCIÓN: Después de haber seguido a Jesús en varias escenas de su vida pública, entramos a acompañarlo en su Pasión.  La sucesión de escenas es muy violenta: oración en el huerto; Jesús es hecho prisionero; la noche de tristeza y soledad; juicio ante el Consejo Judío; juicio ante el gobernador romano Pilatos; azotes, espinas; condenación, todos piden su muerte; el camino de la cruz; crucifixión y muerte. Nosotros vamos a escoger un solo pasaje, la oración del Huerto.

2.- OBJETIVO: Acompañar a Jesús en este momento de tristeza y  fragilidad. Es como hacer un close up al rostro de Jesús, un acercamiento para penetrar en su interior. Dejar de mirarme a mí para mirarlo a Él. Llegar a sentir los mismos sentimientos que tuvo Cristo: dolor con Cristo doloroso, quebranto con Cristo quebrantado, lágrimas, pena interna de tanta pena que Cristo sufre por mí. Esta es la petición.

3.- EL TEXTO: Marcos 14, 32-42.                                                                                                                                                                                                                                                      
32 Llegaron a una propiedad llamada Getsemaní, y Jesús dijo a sus discípulos:                                                      «Quédense aquí, mientras yo voy a orar». 

33 Después llevó con él a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y a angustiarse. 

34 Entonces les dijo: «Mi alma siente una tristeza de muerte. Quédense aquí velando». 

35 Y adelantándose un poco, se postró en tierra y rogaba que, de ser posible, no tuviera que pasar por esa hora. 

36 Y decía: «Abba Padre todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya». 

37 Después volvió y encontró a sus discípulos dormidos. Y Jesús dijo a Pedro: «Simón, ¿duermes? ¿No has podido quedarte despierto ni siquiera una hora? 

38 Permanezcan despiertos y oren para no caer en la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil». 

39 Luego se alejó nuevamente y oró, repitiendo las mismas palabras. 

40 Al regresar, los encontró otra vez dormidos, porque sus ojos se cerraban de sueño, y no sabían qué responderle. 

41 Volvió por tercera vez y les dijo: «Ahora pueden dormir y descansar. Esto se acabó. Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. 

42 ¡Levántense! ¡Vamos! Ya se acerca el que me va a entregar». 

4.- PARA REFLEXIONAR Y ORAR:                                                                                                                                                                                                       
-Una vez que están en el Huerto, Jesús se va a separar de sus discípulos y se va a internar más en la oscuridad.

Se adentra con Pedro, Santiago y Juan. Son los tres discípulos más cercanos, los que han sido testigo de la resurrección de la hija de Jairo, de la Transfiguración, los que le conocen mejor. Sus amigos, sus confidentes de confianza. 

- Miedo y angustia. Primera vez que el Evangelio menciona este lenguaje. Jesús siempre ha sido dueño de la situación. Ahora aparece muy frágil, muy vulnerable. Se da cuenta de lo que le viene encima. Necesita la compañía de los suyos, la mía también. Tanta tristeza es capaz de matar.                                                                                                                     
- Jesús se interna todavía más en el Huerto, en la soledad y el silencio del Padre. Y ahí se desploma, cae en tierra, en medio de la noche. Está solo. Jesús no quiere pasar por el sufrimiento que se avecina. Se siente amenazado, con miedo. Y suplica, apela primero a la ternura del Padre, “Abba, Papito”. Apela luego a la omnipotencia de Dios. Toca todos los registros.                                                                                                                                                                                                                    
- Pero enseguida se corrige, regresa a la obediencia del Hijo fiel. Él no vino a hacer su voluntad, es el enviado del Padre. Tiene una misión.                                                                                                                                                                                         
- Aquí se descubre una especie de división en su interior, como dos voluntades encontradas, diversas. Una especie de pulso.  La Pasión no va a ser un trago fácil. Es el fracaso total de su proyecto. Pero en Jesús vence la obediencia, el amor incondicional al Padre.                                                                                                                                                                                 
- (Aclaración: no imaginar al Padre como alguien lejano, insensible, ajeno a Jesús, que envía al Hijo a la muerte y se queda tan tranquilo. El Padre está con el Hijo todo el tiempo, sufriendo con él. Pero el Padre no se ha encarnado, solo el Hijo lo ha hecho. La Trinidad no puede separarse en pedazos. “Quien me ve a mí, ve al Padre”, ha dicho Jesús. Pero el Hijo, en este momento, no siente su presencia). 

- Jesús va a buscar consuelo en los discípulos. Pero, los discípulos padecen, en este instante, de una oscuridad y un sueño que les impiden estar con Jesús. ¿Qué les sucede a todos, a Pedro, el mejor amigo, el más cercano? “Tú, Pedro, mi amigo, ¿cómo puedes dormir ahora?                                                                                                                                  
- Jesús sabe que también ellos van a ser sometidos a la prueba, a la tentación. Y sabe que la carne es débil. Por eso les llama a velar y orar. Pero no escuchan. Nosotros somos también llamados a velar y orar antes las pruebas que pueden venir. ¿Lo hacemos, oramos, o nos olvidamos de Dios?                                                                                                                                                                                                                   
- Durante una segunda hora Jesús vuelve a la oración, con la misma súplica, la misma soledad y tristeza, la misma apelación a la ternura del Padre, a su omnipotencia. Pero sigue el mismo silencio, la misma soledad, la noche oscura.                                                                                                                                    
- Jesús vuelve a buscar compañía en los discípulos. Pero, ellos no escucharon su llamado a velar y orar. Los vence el sueño, la indiferencia hacia Jesús, una cierta falta de solidaridad. No saben qué responder, están confusos y despistados.                                                                                                                                                                 
- Hubo un tercer turno de oración, una tercera hora de repetir la súplica, seguida de nuevo por el silencio y la soledad. Pero, de alguna manera, en esta tercera hora hubo un consuelo. Lo notamos en el lenguaje que sigue, en que hay un cambio de tono. Lucas nos habla de un ángel del cielo que vino a confortarlo. Y del sudor de sangre. Jesús parece haber cambiado, tiene como una fuerza nueva. Hay un tono de reproche e ironía. Hay dos llamadas a levantarse. Hay una conciencia clara de que le van a agarrar preso y una decisión firme de enfrentar todo. Siguen dos verbos imperativos. Y un anuncio: ya está aquí Judas, el único discípulo que ha estado despierto en la traición. 

5.- LA CONTEMPLACIÓN:                                                                                                                                
- El relato narra con mucho movimiento y acción el desarrollo de los hechos. Nos da muchos datos para poder contemplar, imaginando el espacio, la noche de luna llena, la posición de los tres grupos (los ochos discípulos a la entrada, los otros tres más adentro y Jesús solo), la oración de Jesús, sus visitas periódicas a los discípulos.

- Trata de hacerte un discípulo más. Acércate a Jesús, y ponte a su lado. Ora de rodillas, en el suelo, junto con Él. Que El sienta tu cercanía, tu consuelo. Que puedas salir de ti mismo, de tu mucho mirarte, para mirar más a Jesús y estar con Él. Que puedas sentir su cercanía y su dolor.

6.- PREGUNTAS PARA UN DIALOGO CON JESÚS.

- ¿Sientes algo al contemplar a Jesús tan frágil y vulnerable? ¿Qué sientes?  Díselo a Jesús.

- ¿Crees que tu cercanía de ahora a Jesús puede aliviar ahora su soledad y abandono?

- ¿Qué palabras de Jesús te golpean más?  Subráyalas. Díselo a Jesús.

- ¿Qué sientes ante la indiferencia de los discípulos? ¿Por qué este sueño tan dominante?

- ¿Eres tú también indiferente al dolor de Jesús, y al dolor de tantos hombres y mujeres que sufren y lloran hoy?

 - ¿Ha habido, y quizás hay ahora, momentos en tu vida como la oración del huerto? Recuérdalos ahora.

- ¿Qué sentimiento general te deja esta contemplación?  Habla con Jesús.

© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana