Nuestro Fundador


P. Florentino Azcoitia, S.J. +

Sinopsis Biográfica


Los padres
Corre la década de 1910 y en la Villa de Azpeitia, en la Provincia de Guipúzcoa, realizan su alianza matrimonial    Florentino Azcoitia y Josefa Segurola, dos jóvenes de profunda Fe. A muy corta distancia se encuentra el Castillo de la familia de Loyola, donde en 1491 naciera Iñigo López de Loyola, que hoy conocemos como San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús (Jesuitas).   

Corto tiempo después, el matrimonio Azcoitia, como tantos otros españoles, parten hacia Cuba con la idea de establecerse  allá  Florentino y Josefa eligen vivir en Isabela de Sagua, atractivo y pintoresco puerto de mar en la costa norte-central de Cuba.

Nacimiento
En la casona de la calle Salvador Cisneros y Décima Avenida, nace Florentino, el menor de tres hermanos, un miércoles 19 de Noviembre de 1924. Florentino, el futuro Jesuita, recibe el Sacramento del Bautismo el 6 de Abril de 1925 en la Parroquia de la Inmaculada Concepción en la Villa de Sagua La Grande. El Padre Ramón Díaz, S.J.  Párroco, lo bautiza.    
    
Contacto con los Jesuitas        
Contaba Florentino seis años de edad, cuando su madre, por razones de salud, viaja a España. su esposo permanecerá en Cuba administrando los negocios. Josefa y sus tres hijos vivirán por 2 años en un pueblo llamado Azcoitia y es allí, donde en Abril de 1930, recibirá Florentino, su Primera Comunión. El visitar el Lugar donde San Ignacio se entregó totalmente  a Dios, convertido hoy en la Santa Capilla, el asistir a la Eucaristía en la basílica dedicada al Santo, la figura yacente de San Ignacio de Loyola, que desde niño tantas veces contemplo, se grabaron en su mente e influyeron más tarde en su deseo de ser Jesuita. La familia Azcoitia contará con once miembros, entre hombres y mujeres, que pertenecerán a distintas congregaciones religiosas.

Retorno a Cuba
La situación en España era ya caótica y Josefa, con sus tres hijos, decide emprender el regreso a Cuba. En 1931 vuelven a establecerse en La Isabela. Corre el año 1933, y el negocio familiar "La Vascongada de Azcoitia y Hermanos" prospera.  "Como si fuera hoy", nos dijo el P. Azcoitia, "recuerdo el taca-taca de la máquina de hacer galletas y también los palitroques, teleras y panes de todo tipo".   


La repentina muerte de su padre, con solo 9 años de edad, el 10 de abril de 1933, afectará su vida como la de toda la familia, y Josefa, la madre, correrá con los negocios. Cinco meses después, la Isabela se verá azotada por el ciclón más demoledor de su historia. Ante la amenaza de un ras de mar, donde el agua alcanzaría una altura de más de 6 pies, madre e hijos son trasladados por ferrocarril a Sagua La Grande. Pasado el ciclón, el regreso a la Isabela fue trágico al contemplar la destrucción de casi todas las propiedades. "La Vascongada" destruida también, conserva intacto el horno que Josefa pondrá a disposición de todas las familias para que pudieran hacer sus comidas. Esta actitud benévola de Josefa para con el prójimo influiría en la vida de su hijo, futuro Sacerdote. Así transcurre la niñez de Florentinito, como ella cariñosamente  lo llamaba, mientras estudiaba en la escuela pública de la Isabela, hasta el segundo grado.

Alumno de los Jesuitas
En el Colegio del Sagrado Corazón de Sagua, dirigido por los Jesuitas, comenzará Florentino el tercer grado., Esto lo hará viajar diariamente por ferrocarril, en un carro  conocido como "gas-car". En el nuevo plantel, el  trato y amistad con sus maestros Jesuitas crece en profundidad según pasa el tiempo. El nuevo alumno se siente querido en un ambiente amigable y con muy buenos compañeros también.

La Familia se muda
En el año 1935, la viuda de Azcoitia y sus tres hijos se mudan para Sagua la Grande. Allí Florentino continuará sus estudios. En los amplios terrenos del colegio estaba ya establecida, desde el 6 de Enero de 1938, la Escuela Apostólica, donde solo asistirán muchachos que piensen ser Jesuitas. El observar a jóvenes con deseos de ser Sacerdotes hará pensar más de una vez a Florentino en la posibilidad de algún día unirse a ellos.

El ejemplo de vida de Josefa, mujer de Misa y Comunión diaria, y el compartir con Jesuitas como el P. Sánchez, su consejero espiritual, dan paso en una temprana edad a una estima de la vida cristiana y un deseo de ser Sacerdote.

"Mamá, yo quiero ser Jesuita"    
Con esta petición formal, a la edad de 14 años, declara Florentino a su ser más querido, su madre, lo que Dios había puesto ya en su corazón. El día 30 de junio de 1938, partirá hacia la Habana para ingresar en la Escuela Apostólica y sumarse a un grupo de jóvenes que se sienten llamados a la misma vocación. Este viaje también lo hará Enrique San Pedro, su compañero y amigo íntimo, y más tarde, Obispo de Brownsville.

Rumbo a España

Cuba aún no tenia su propio Noviciado y todo candidato que se sintiese llamado a la Vocación Jesuita tendría que viajar a España.
Josefa, a pesar de que la guerra en Europa estaba en pleno apogeo, y alguien le aconseja que pudiera haber algún peligro para su hijo, ella no da un paso atrás y el 31 de julio de 1940, Florentino parte con la bendición de su madre, rumbo a España en el Marqués de Comillas para ingresar en la Compañía de Jesús.   


Retorno a Cuba

Finalmente la Provincia jesuítica de Cuba abre el Noviciado en Cienfuegos y de España vendrán los primeros novicios. El ya Hermano Azcoitia, volverá así a su tierra natal el 25 de Julio de 1942 en el Magallanes; para engrosar el número de novicios. El encuentro de madre e hijo fue muy emotivo y consolador.    

Votos Perpetuos
Un Noviciado de dos años fue fa preparación inmediata para una entrega total al Señor para siempre. El 8 de Septiembre de 1942, día de La Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, hará sus votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia. Con 18 años, su ideal comenzaba a realizarse, y el Sacerdocio anhelado, sería et próximo paso que daría en su vida como Jesuita.
 
Estudios
Noviciado                
Juniorado                  
Filosofía                   
Magisterio                
Teología                    
Ordenación               
Primera Misa             
Misa en Isabela        
Tercera Probación    
Últimos Votos           
1940-1942
1942-1946 
1946-1949             
1949-1952             
1952-1956 
Junio 11, 1955     
Junio 12, 1955     
Julio 16, 1955      
1956 - 1957
Febrero 3, 1958   
Salamanca, España - Cienfuegos, Cuba
Latín, Griego, Oratoria... Cienfuegos -  Habana, Cuba
Universidad Pontificia de Comillas, España
Aibonito, Puerto Rico          
Woodstock College, MD, Estados Unidos                  
Habana, Cuba
Habana, Cuba
Isabela de Sagua, pueblo natal
Decatur, IL  Estados Unidos  
Habana, Cuba               
     

La ordenación como sacerdote para siempre fue un sueño hecho realidad. ¡Años de espera que llegan a su término!
Por delante, abundante trabajo apostólico Sacerdotal en Cuba, Puerto Rico, Venezuela, y Estados Unidos.

Trabajos Apostólicos

Director de la Escuela Apostólica Loyola-Habana, Cuba y  Padre Espiritual del  Colegio Belén = Agosto 15, 1957
Caracas, Venezuela - Ayuda a exiliados cubanos. Junio 14,1961
Aibonito, Puerto Rico - Padre Espiritual del Seminario San ldefonso. Septiembre 15. 1961
 Los Teques, Venezuela - Padre Espiritual de los Juniores jesuitas. Septiembre 24, 1965
Miami, Florida - Padre Espiritual del Colegio Belén. Agosto 30, 1969

En Enero de 1971 un grupo de laicos y laicas Cursillistas de Miami, se reúnen preocupados por la problemática de nuestros inmigrantes latinos, buscando un apostolado que ayudase a la familia, padres e hijos. El Padre Azcoitia se une al grupo y los empieza a asesorar. Es en este momento donde comienzan el Centro de espiritualidad Ignaciana, los Encuentros Familiares y la Casa Manresa.
 
© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana