Historia

Nuestra historia comienza con nuestra primera obra: Los Encuentros Familiares fueron fundados en 1971 por el Padre Florentino Azcoitia, S.J. y el entusiasmo comunitario de cientos de familias que supieron dar tiempo y energía en un apostolado en el que siempre creyeron.

Los Encuentros Familiares, desde su mismo comienzo, han luchado con tesón incansable por los hogares de nuestra comunidad. Seglares comprometidos, padres e hijos, son un ejemplo de un apostolado integral, que abarca a toda la familia. No faltaron dificultades en el camino, pero fueron superados con la ayuda de Dios y el entusiasmo comunitario de cientos de familias que supieron dar tiempo y energía en un apostolado en el que siempre creyeron.


Los Encuentros Familiares comenzaron a ayudar a muchas familias con necesidad de reestructurarse sicológicamente y encontrar el sentido de sus vidas como familias e individuos en el encuentro con Dios. El camino fué largo y lleno de dificultades el primero fue encontrar un lugar físico donde realizar nuestro apostolado con las familias. Después de mucho caminar, se encontró finalmente, el lugar donde hoy se encuentra la sede del Centro de Espiritualidad Ignaciana.

Al establecerse los Encuentros en su residencia permanente surgió La Casa Manresa Retreat House. Esta casa de Ejercicios Espirituales Ignacianos que se venía a sumar a la labor pastoral del Centro de Espiritualidad. Desde entonces no solamente se han dado tandas de Ejercicios en esta casa  sino que otras organizaciones religiosas han utilizado sus amplias facilidades, sus capillas y su ambiente invitador a la reflexión y a la oración para satisfacer sus necesidades de retiro espiritual.

Con el tiempo, el Centro de Espiritualidad Ignaciano fué añadiendo ministerios y servicios que han venido a llenar un vacío en las vidas de tantos hombres y mujeres, jóvenes y adultos, que buscan con ansias al Dios del Amor. La Dirección espiritual es ofrecida no solamente por sacerdotes sino tambien por laicos preparados en el Acompañamiento Espiritual, servicios litúrgicos diarios en el Centro, Talleres de formación sobre Biblia, la Iglesia, la sicología moderna en función de las necesidades espirituales, etc. y otros temas de formación espiritual y familiar.



Al pasar el tiempo El centro de Espiritualidad Ignaciana se adornó de actividades familiares . Los eventos sociales para el acercamiento de los que acuden a este lugar de paz y esperanza los acercan unos a otros en el amor de la unión que solo nos da Jesús.

Hoy en día, después de más de 40 años de fuerte trabajo apostólico,  nos anima no solamente nuestra historia, si no los cientos de personas de todas partes que vienen buscando a Jesucristo através de nuestra espiritualidad fundada for San Ignacio de Loyola. El compromiso establecido por la Compañía de Jesús y la de muchos laicos deseosos de extender las enseñanzas de Nuestro Señor nos llevan por ese camino, muchas veces incierto pero lleno de gozo porque la Providencia Divina y el amparo de la Virgen nos garantizan que estamos en los caminos del Señor.
© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana