Retiro de Matrimonios VOLVER AL CALENDARIO

06/02/2017

 P. Pedro González-Llorente, S.J.

Nacido en Cuba, ex alumno del Colegio de Belén en la Habana. Comenzó estudios de ingeniería eléctrica en la Universidad de la Habana, pero al segundo año sintió la llamada vocacional a hacerse miembro de la Compañía de Jesús. Entró a esta Orden Religiosa en septiembre de 1961, en Venezuela.
Hizo estudios de Filosofía en New York, y de Teología en Bruselas, Bélgica.  Fue ordenado sacerdote el 31 de Julio del 1972. 
Ha dedicado su vida a dos actividades principales: la Espiritualidad de San Ignacio de Loyola  (ejercicios espirituales, acompañamiento espiritual, retiros, cursos), y a la Comunicación Social (cursos, producciones de radio, televisión y cine, dirección de producción y programación en Radio y Televisión)
Ha servido en varios países, como República Dominicana, Venezuela, Cuba. Actualmente es director espiritual en el Centro de Espiritualidad Ignaciana, Casa Manresa, en Miami. Trabaja acompañando los Ejercicios Espirituales de tres días, ocho días o en la vida diaria. Y participa en los Encuentros Familiares y los Encuentros Uni-parentales. 






FELIPE E ISABEL

Cuando Felipe e Isabel llegaron a Manresa la noche del viernes, vinieron en carros separados. Iban a participar en el Retiro para Matrimonios, todo el fin de semana. Al entrar al salón para la bienvenida, casi no se miraban, ni se hablaban, ni venían cogidos de la mano. Tenían las miradas perdidas, como drogados. Daban impresión de estar aburridos, con sólo 7 años de casados.

Después de la primera charla, noche del viernes, “El matrimonio a los ojos de Dios”, y de la charlas del sábado temprano, “Efectos negativos del egoísmo personal en la relación de pareja”, Felipe parecía más despierto, Isabel se mostraba más interesada.

Durante la primera plenaria ambos hablaron, dieron testimonios: “Yo he sido un gran egoísta toda mi vida”. “Yo nunca  escucho, y siempre opino lo contrario”. Se pidieron perdón. Y parecían estar más junticos.

Así fue pasando el sábado, con charlas, testimonios, una breve Eucaristía. La charla “Los tres amores de la pareja” (amistad, eros, ágape) les ayudó a definir claramente dónde estaban estancados.
 
Noche. Emocionante película. Risas y...lagrimas.  Había tocado el corazón.

Domingo. Pasó volando: “El perdón”, “La comunicación”, “Síntomas del divorcio espiritual”. Reflexión privada, diálogo en pareja. Felipe e Isabel ya iban cogidos de las manos y se daban furtivos besitos al pasear por el jardín.

Finalmente, terminó el retiro. Algunas parejas querían seguir el lunes. Felipe e Isabel fijaron fecha para una futura entrevista con el asesor. Y se fueron abrazados, como un par de novios. Fue como un Crucero del Amor, solo que en tierra.
 



© 2012 Centro de Espiritualidad Ignaciana